41 AÑOS DE LUCHA

POR LA INDEPENDENCIA

41 URTEZ INDEPENDENTZIAREN ALDE BORROKAN

SAHARA LIBRE

 

Asociación Navarra de Amig@s de la R.A.S.D. R.A.S.D. Adiskidantzarako Nafar Elkartea
Asociación Navarra de Amig@s de la R.A.S.D.R.A.S.D. Adiskidantzarako Nafar Elkartea

PUEBLO SAHARAUI - Historia

En sus orígenes, el Pueblo Saharaui lo forman un sinfín de familias aglutinadas en tribus, procedentes en su mayoría de la región del Yemen, y que habitan desde “siempre”, la Región hoy denominada “ Sahara Occidental”, territorio estratégico que limita con Marruecos, Argelia y Mauritania.

 

El Sahara Occidental es un territorio muy rico, ya que reúne un importantísimo yacimiento de fosfatos, bancos de pesca y yacimientos de petróleo, lo que unido a su estratégica posición en el mapa, explica la codicia de diferentes Potencias por su anexión.

 

Así, España, presente en el Territorio desde el siglo XV, como continuación de su plan de expansión por el continente africano, iniciado tras la conquista de las Islas Canarias, consolida su hegemonía en la Zona, después de 400 años, en 1.884, año en el que funda la ciudad de Villa Cisneros, comenzando entonces una etapa de 100 años de colonización española.

 

Es en 1904 cuando España se anexiona definitivamente la Región, convirtiendo el Sahara Occidental en una provincia más, la número 53, llamada “Sahara Español”, momento a partir del cual todos sus habitantes son considerados españoles de pleno derecho.

 

El 10 de mayo de 1973, nace oficialmente el Frente Polisario (Frente de Liberación de Saguia El- Hamra y Rio de Oro), movimiento en torno al cual se unen todos los grupos nacionalistas saharauis existentes en la Zona.

 

Esta situación continúa hasta el 14 de noviembre de 1975, fecha en la que se firmaron los llamados “Acuerdos Tripartitos”, entre España, Marruecos y Mauritania, y por los que España cedía la Administración del Territorio del Sahara Occidental, a los otros dos Países firmantes, y que, en la práctica, supuso entregar la “Provincia” a Marruecos. Al día siguiente, la aviación marroquí, bombardeó a la Población civil saharaui, en el primero de una serie de bombardeos, con bombas incendiarias, en diferentes puntos, lo que provoca que la Población comience una huida sin retorno.

 

El 20 de noviembre de 1975, muere Franco, y Hassan II, rey de Marruecos, lanza la “Marcha Verde” sobre el Sahara, con miles de civiles que avanzan sobre el Territorio del Sahara Occidental. Simultáneamente, comienza la ocupación militar, y funcionarios marroquís toman las riendas de la Administración.

 

El 27 de Febrero de 1976, se proclama en Bir-Lehlu, la República Árabe Saharaui Democrática (R.A.S.D.). Ese mismo día, abandonan su puesto los últimos funcionarios españoles de la Administración Tripartita. Miles de civiles saharauis siguen huyendo, recorriendo 200 kilómetros de desierto, hasta la frontera con Argelia, mientras el Ejército Popular de Liberación Saharaui, liderado por el Frente
Polisario, libra una batalla sin cuartel contra el Invasor, hasta el 05 de agosto de 1979, fecha en la que se firma el Acuerdo de Paz entre Mauritania y el Frente Polisario, momento en el cual, la guerra de guerrillas mantenida desde 1976, se convierte en una guerra abierta contra Marruecos.

 

Argelia, presta ayuda al Pueblo Saharaui en su Éxodo, cediéndoles, para su asentamiento, un trozo de desierto situado en el Suroeste, en el término de Tinduf, denominado la “Hamada”, el desierto del desierto, y llamado así por lo inhóspito de su paisaje y por la aridez del terreno que la conforma.

 

Paralelamente a esta situación, otro drama transcurre en las Zonas Ocupadas por Marruecos: la represión a la población que no pudo huir a tiempo, debido a la presencia del Ejército Marroquí, y que continúa a día de hoy: presos políticos, desaparecidos, muertos y continuas violaciones de los Derechos Humanos, situación agravada desde mayo de 2005, fecha en la que se inició la Intifada Pacífica, para dar a conocer al mundo esta dramática realidad. Esta situación origina la separación de las familias y la posibilidad de su contacto, aumentando el dolor de este Pueblo.

 

Así pues, la Población civil saharaui que ha hecho el Éxodo, se asienta en los Campamentos de Tinduf, comenzando la ardua tarea de organización en “la nada” y desde donde, todavía hoy, observan con frustración la pasividad de la Comunidad Internacional para resolver el Conflicto Político, origen de su situación, en manos de la O.N.U. desde 1979.

 

La R.A.S.D. la conforman dos Zonas claramente diferenciadas: Los “Territorios Liberados” y los Campamentos de Refugiad@s.

 

Se denomina como “Territorios Liberados” a la franja de tierra reconquistada por los saharauis en la guerra mantenida contra el Ejército Marroquí, después de la Ocupación; son por lo tanto parte del Sahara Occidental y discurren de Norte a Sur entre la frontera Mauritana y el muro que, construido por los marroquís, separa el Sahara Occidental Ocupado del Liberado. Es una zona habitada por nómadas que acuden desde los Campamentos en busca de pastos, ya que en ella hay abundancia de agua, por un núcleo cada vez más numeroso de población que elige como asentamiento estable esta Zona y por el Ejército de Liberación saharaui que, ante el riesgo de enfrentamientos, sigue desplegado en los Territorios Liberados.

 

Los Campamentos de Refugiad@s Saharauis acogen una Población de 200.000 personas, y están formados por cuatro Wilayas (Provincias): Smara, Auserd, Aaiun y Dajla (los nombres de las cuatro wilayas se corresponden con los de las ciudades más emblemáticas de los territorios del Sahara Occidental Ocupado), y un centro administrativo: Rabuni, donde están situadas las sedes de los Ministerios (edificios de adobe), la Presidencia, el Hospital Quirúrgico, el Hospital Materno-Infantil, la Clínica de Estomatología y el Laboratorio de producción propia de medicamentos, conformando todos estos edificios el complejo del Hospital Nacional. Así mismo, es en Rabuni donde se recibe a los visitantes, las diferentes Delegaciones, etc.

 

Cada Wilaya está dividida en Dairas (Municipios), Auserd y Aaiun tienen 6 y Dajla y Smara tienen 7; cada Daira, a su vez, está dividida en 4 Barrios (Barrios). Existe, además una especie de pequeña Wilaya, el “27 de Febrero”, creada en torno a la Escuela de Mujeres y donde se encuentra la sede de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (U.N.M.S.), lugar donde las mujeres estudian formación profesional, además de realizar distintas actividades: cursos, talleres, charlas… encaminadas a su empoderamiento; y una gran Escuela denominada “12 de Octubre” en la que un@s 2000 alumn@s cursan enseñanza secundaria en régimen de internado, existiendo en torno a la misma un pequeño campamento donde residen las familias de los trabajador@s de la escuela.

 

La Población Saharaui vive en “Jaimas” (tiendas de campaña), disponiendo además, al lado de cada una de ellas de una pequeña habitación de adobe utilizada algunas veces como dormitorio y de un cubículo, también de adobe, utilizado como cocina.

 

La organización político-administrativa de la R.A.S.D es la siguiente: Proclamada como República, tiene un Presidente, que a su vez es el Secretario General del Frente Polisario (Formación política que existe como Organización única) y un Gobierno encabezado por un Primer Ministro, con diferentes ministerios, al frente de los cuales se encuentra el Ministro. Existe además una institución de gran importancia; La Media Luna Roja Saharaui (M.L.R.S), Entidad de mucho peso y en quien recae la responsabilidad de recibir, organizar y repartir toda la Ayuda, materiales, alimentación etc... que a través de Ayudas Humanitarias y Proyectos de Cooperación se reciben, y a cuyo frente está su Presidente, figura de mucha relevancia, debido a la importancia de la Institución que representa.

 

Por otra parte, existe un Parlamento que se denomina Consejo Nacional Saharaui, integrado por 51 parlamentari@s que llevan el peso del poder legislativo.

 

Finalmente en cada Wilaya, la máxima autoridad es el Gobernador (Wali) y el máximo Órgano de poder lo constituye el Consejo Popular de la Wilaya formado por el Gobernador, representantes del Consejo de Ancianos, de las Mujeres, de la Juventud, los Alcaldes de las Dairas y representantes de los diferentes Comités existentes: Salud, Justicia, Educación, Fabricación Artesana, Alimentación y Media Luna Roja Saharaui; y al frente de cada Daira, se encuentra su Alcalde y el Consejo de la Daira, formado así mismo por representantes del Consejo de Ancianos, de las Mujeres, de la Juventud y de los diferentes Comités.

 

La única Organización política existente es el Frente Polisario (Frente Popular para la Liberación de Saguía El Hamra y Río de Oro), siendo la práctica totalidad de la población militante de dicha Organización, y desde luego los miembros del Gobierno, los diferentes líderes de las Wilayas, Dairas, etc. y l@s Parlamentari@s, por lo que es difícil separar el “Ejecutivo” de la “Organización”. De hecho, el Congreso del Frente Polisario diseña en sus debates el camino a seguir y las líneas políticas a desarrollar en los cuatro años venideros por la R.A.S.D., eligiéndose en su seno el Secretariado Político del Frente Polisario, Órgano de vital importancia y que marca la línea política, integrado por 29 miembros. En el seno de este Congreso se elige al Secretario General del Frente Polisario, persona en la cual, hasta ahora, recae una vez finalizado el Congreso, el cargo de Presidente de la R.A.S.D. , nombrando él al Primer Ministro que formaliza más tarde su Gabinete.

 

Existen cuatro grandes Organizaciones todas ellas de libre militancia, y que aglutinan entre todas a una gran parte de la Población: Unión Nacional de Mujeres Saharauis (U.N.M.S.), que se ocupa de potenciar y activar el papel de la Mujer a la par que de su formación; la Unión de Juventudes de Saguia El Hamra y Río de Oro (UJSARIO), en torno a la cual se aglutinan l@s jóvenes saharauis; la Unión General de Trabajadores de Saguia El Arma y Río de Oro (UGTSARIO), en cuyas filas militan los trabajadores saharauis; y la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA), formada por familiares y amigos de presos y desaparecidos en las cárceles marroquís.

 

La religión que profesan es el Islam y su idioma el Hassania, dialecto árabe, teniendo como segunda lengua oficial el español que se imparte en las escuelas, de forma obligatoria, desde los seis años. Es el único pueblo árabe que, debido a la colonización, habla español.

 

Socialmente, en la R.A.S.D. es tan importante la unidad familiar como la familia en su sentido más amplio. La lealtad, fidelidad y cumplimiento del deber para con toda la familia constituye uno de los principios más importantes. Así, nunca se abandona a los ancianos, sino que por el contrario son venerados, y los niños ocupan un lugar privilegiado, siendo hijos de sus padres tanto como del resto de la familia, teniendo, por ejemplo, intervención directa y responsabilidad en su educación los tíos maternos además de sus padres. Toda la familia adopta como nombre el patronímico del fundador de esa “rama” familiar, siendo conocidos más por ese patronímico que por su propio nombre; así la responsabilidad del “buen nombre” familiar es una obligación colectiva, que atañe a todos sus miembros.

 

La cultura saharaui está basada en la transmisión oral, pasando de padres a hijos, a lo largo del tiempo, en forma de historias, poemas y canciones que no están escritas, manteniendo de esta forma vivas las tradiciones y las costumbres. Curiosamente, el éxodo y el exilio mantenido durante 33 años, han hecho del Saharaui un Pueblo que guarda con celo el apego a sus raíces, a sus costumbres y tradiciones; y sin embargo, por otro lado, un Pueblo moderno, permisivo y culto, que mantiene un equilibrio acertado entre la tradición más conservadora de los beduinos y la modernidad de cualquier otro Pueblo más occidentalizado.

 

El exilio ha propiciado que el Pueblo Saharaui priorice la educación de sus jóvenes, existiendo universitarios prácticamente en todas las familias, lo que ha hecho que su evolución sea demasiado rápida, asumiendo de forma natural muchas de las costumbres e ideario “occidental”, en aquellos puntos en los que estuvieran más atados al pasado. Así, esta permisividad se refleja en la forma de vivir la religión, totalmente alejada del “integrismo”, en el papel que desempeña la mujer y su situación en la Sociedad, etc.

 

El trabajo en la R.A.S.D no está remunerado y las principales tareas a las que se dedica la población son: los hombres a ocupaciones militares, desempeño de cargos
políticos, tareas administrativas, educación, sanidad, cooperación, etc... Las mujeres se dedican a las tareas del cuidado de la familia, trabajos domésticos y trabajos comunitarios, además de llevar la responsabilidad de la mayor parte de los Comités de las Dairas, y cada vez en mayor número, trabajan como Médicas, Maestras, Enfermeras, etc., trabajo que compatibilizan con las tareas familiares cuando forman una familia.

 

La educación y la sanidad son gratuitas, también la alimentación, el vestido y el gas repartidos proporcionalmente al número de miembros de cada unidad familiar.

 

La R.A.S.D. carece de recursos propios y, depende totalmente, para su supervivencia de la Ayuda Externa. Es por ello por lo que resulta más admirable el observar cómo han sabido aprovechar los mínimos recursos al máximo, consiguiendo una casi perfecta organización, que ha conseguido dar salida a todos los problemas y necesidades de su Población, necesidades que además de la situación por la que atraviesan se ven agravadas por las dificultades propias del entorno hostil en el que habitan.

 

El Pueblo Saharaui Refugiado mantiene, como hemos dicho, total dependencia de la Ayuda Externa.

 

Esta dependencia de la Ayuda Internacional se extiende a todas las necesidades; desde las más elementales, como la alimentación y el vestido, hasta los textos educativos, los medicamentos, material sanitario, etc. Así mismo, dependen del Exterior para todo lo que suponga construcción y mantenimiento de estructuras e infraestructuras, como aparatos de electromedicina, pozos de agua, vehículos de servicio, grupos electrógenos, etc. Atender, aunque sea en precario, estas necesidades, recae en manos de los grandes Organismos y Agencias Internacionales (PAM, ACNUR, UNICEF, ECHO, AECID, etc…) y de las ONGDs que, a través de Proyectos de Cooperación y Ayudas Humanitarias, intentan paliar las carencias existentes.

 

Así, el Pueblo Saharaui Refugiado atraviesa una situación dramática, después de una permanencia en la zona más inhóspita del desierto argelino de más de treinta y tres años; viviendo en tiendas de campaña, careciendo de las cosas más elementales, con una población que, habiendo nacido en los Campamentos, no conoce otro paisaje que el de una extensión de arena, y el alto precio que han pagado por su exilio forzoso: los miles de muertos, desaparecidos, las familias rotas y divididas, y con una dependencia absoluta de la Ayuda Exterior para su supervivencia.

 

Han pasado más de 33 años de Exilio forzoso para el Pueblo Saharaui. La guerra ha durado más de 15 años, firmándose el “Alto el Fuego” el 06 de septiembre de 1991, en un acuerdo entre las Partes auspiciado por la O.N.U., que en sendas Resoluciones de 1988 y 1990 se compromete a llevar a cabo un “Plan de Paz”, cuyo objetivo es celebrar un Referéndum de Autodeterminación, con fecha 15 de enero de 1992.

 

Desde entonces, hasta ahora, el Proceso de solución del Conflicto político, ha pasado por distintos avatares, basados siempre en la dilación que ha imprimido Marruecos a sus diferentes fases; no existiendo otra razón para ello que el desacuerdo en el Censo tomado como referencia para este Referéndum, que es el último elaborado por España en 1974, y del cual saldría el futuro cuerpo electoral. La razón de este desacuerdo es la no inclusión en el Censo de miles de ciudadanos marroquís, enviados como colonos al Sahara Occidental. Posteriormente, al publicar la O.N.U., en enero de 2000, la lista de votantes, su resultado es claro, ya que la consulta de las listas indicó, sin lugar a dudas, la victoria de los Saharauis en el Referéndum.

 

A partir de este momento, Marruecos se emplea a fondo para dilatar, todavía más, el Proceso, hasta proponer un Plan que consiste, básicamente, en la Autonomía, y que, previamente maquillado, es propuesto oficialmente a las Partes, por James Baker, Representante especial para el Sahara de Koffi Annan, Secretario General de la O.N.U.

 

Finalmente, este Plan que contempla la Autonomía del Sahara Occidental durante 4 años, celebrándose, después, un Referéndum de autodeterminación en el que votarían todos los habitantes de la Zona, incluidos los miles de colonos marroquís, es aceptado, para su estudio, por el Frente Polisario, momento en el que, curiosamente, Marruecos lo rechaza. Esta aceptación, por parte del Frente Polisario, tiene lugar en julio de 2003, dando la O.N.U., en su Resolución del Consejo de Seguridad de fecha 31 de julio, un nuevo plazo hasta 31 de octubre, para que las Partes llegaran a un Acuerdo.

 

Desde entonces y hasta la fecha, ha sido imposible llegar a un acuerdo, ya que Marruecos se ha negado a avanzar en el proceso, negando el derecho de autodeterminación del Pueblo saharaui, en contra del compromiso que adoptaron en su día. La ONU propuso, en 2007, las conversaciones directas entre las partes para tratar así de desbloquear el proceso. Después de varias rondas de conversaciones entre Marruecos y el Frente POLISARIO, con la presencia de la ONU, no se ha dado ningún avance debido a la postura intransigente de Marruecos, en contra de los informe contrarios de la ONU y los principios de la legalidad Internacional. Y los años pasan…………

Simultáneamente a esta situación, son más de 100 países los que reconocen, oficialmente, a la R.A.S.D.; los Servicios Jurídicos de la O.N.U. declaran ilegales Acuerdos de concesiones petrolíferas realizadas por Marruecos a Compañías extranjeras; son continuas las declaraciones de distintos Países, pronunciándose a favor de la necesidad de solución del Conflicto y la injusticia de la Ocupación, absolutamente ilegal, por parte de Marruecos…

 

Pero otros intereses, económicos y políticos, se mueven por encima de todo esto: las riquezas del Sahara Occidental, su situación estratégica en el Magreb, etc…., y mientras tanto… los miles de muertos y desaparecidos saharauis, los presos políticos, la represión en los Territorios Ocupados, las familias rotas y separadas, la situación tan dramática y difícil de los Campamentos de Refugiad@s, donde miles de personas viven de la Ayuda Internacional, dos generaciones de saharauis que han nacido en un territorio extraño con largas extensiones de arena por todo horizonte…. nos hablan del sufrimiento de un Pueblo que lleva resistiendo más de 33 años, ante la pasividad y el olvido de la Comunidad Internacional.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
C/ Juan María Guelbenzu 30, Planta Baja. PAMPLONA - 31005 / Teléfono: 948 291 677 / Fax: 948 290 361 / E-mail: info@anarasd.org